Vócex 8 claves para hablar en público

Hablar-en-público-e1541494662768-1

Para mucha gente, saber hablar en público es la gran asignatura pendiente. En algunos países existen asignaturas de oratoria dentro del programa educativo de la escuela, instituto o universidad, pero no es el caso de España.

En el escenario laboral actual, hablar en público se presenta como una de las grandes capacidades críticas según multitud de estudios e informes como el Workforce Connections de la agencia estadounidense para el desarrollo internacional.

Esta carencia educativa en oratoria puede compensarse con diferentes cursos, uniéndose a clubes de debate —cada vez más comunes en universidades e incluso con campeonatos periódicos— o participando en eventos de charlas como los divertidos Ignite. Pero, al igual que tantas otras cosas en la vida, la habilidad de hablar en público es una cuestión de práctica.

Una reunión, una ponencia improvisada, una llamada de teléfono de carácter comercial… Son muchos los puestos de trabajo en los que de repente puedes encontrarte con una situación en la que tengas que utilizar tus habilidades de oratoria. Cada vez que tengas que hacerlo te resultará más fácil, pero aquí tienes una serie de consejos y claves para hablar en público que harán tu vida más fácil.

1.- Engancha a tu oyente desde el principio

Igual que a la hora de crear un argumentario de venta, en cualquier intervención oral de cara al público es imprescindible despertar el interés del oyente o interlocutor desde el primer momento para que su atención sea la máxima posible.

2.- Ensaya y prepárate

Pero sin pasarte. No se trata de que el discurso parezca el de un robot, ni siquiera de soltar una serie de historias o argumentos del tirón, pero sí es importante practicar, siempre con el objetivo de que tu intervención sea natural y clara.

3.- No te quedes en blanco

Que, dicho así, parece fácil. Explora la posibilidad de crear reglas mnemotécnicas para recordar siempre qué parte viene después y así no quedarte en blanco durante el discurso o ante una posible interrupción.

4.- Usa los silencios

Al igual que la palabra, el silencio también comunica. Dales la misma importancia a tus silencios que a tus sonidos y utilízalos siempre a favor de tu discurso. De esta manera darás tiempo a tu público para que los conceptos se asienten y se entiendan mejor.

5.- Elige bien el tono y el estilo

Ten en cuenta a quién te estás dirigiendo. ¿Se trata de una audiencia culta? ¿Conocen el tema del que vas a hablar o es la primera vez que escuchan algo sobre él? ¿Con qué cosas que puedas usar en tu discurso se identifican?

6.- No hables solo con la voz

Si estamos ante una charla ante un público en un mismo lugar físico o una videoconferencia, aprovéchate del lenguaje no verbal. Será más fácil hacerte entender si gesticulas, será más agradable si sonríes y más creíble si tu postura física es la correcta.

7.- Cuida la imagen

La credibilidad depende en gran parte de la imagen. No será igual de creíble y convincente el discurso de una persona aseada y arreglada que de otra desaliñada y descuidada. Eso sí, una vez más, ten en cuenta a quién te diriges: ¿prefieren a un ponente en traje o en vaqueros? Si vas a hacer una presentación con imágenes o diapositivas, aplica esto mismo: un material cuidado será más creíble.

8.- No olvides un cierre efectivo

Al igual que con el comienzo es importante enganchar, el cierre ha de tener una serie de características que lo hagan funcionar: que dé una buena impresión, que contenga información llamativa y, sobre todo, que se note que es un cierre.

Obviamente existen muchos más consejos a los que sacar partido a la hora de hablar mejor en público pero, con estas 8 claves básicas, tus discursos pueden llegar muy lejos. No olvides la práctica y tener claro el contenido. Y lo más importante: trata de disfrutar cada vez que lo hagas. El miedo escénico desaparecerá poco a poco y tus habilidades irán aumentando a cada paso.