4 consejos para ayudarte a combatir la morosidad

moroso

Por todos es sabido que la situación económica por la que pasa el entramado empresarial actualmente no es del todo halagüeña, haciéndose también extensible a tus clientes, repercutiendo directamente en tu flujo de caja. Y es que la crisis deja a su paso un rastro de endeudamiento difícilmente solventable por la mayoría de las empresas. Empresas que, simultáneamente, no deben perder el punto de mira de lo que realmente importa: el bienestar de sus clientes.

Bien es cierto que lidiar con la morosidad no es plato de buen gusto para las marcas y que, en ocasiones, no se tiene establecido un protocolo de actuación que indique los pasos a seguir para reducir el índice de morosidad. Con miras a satisfacer esta necesidad, desde Vócex vamos a ayudarte con cuatro consejos para ayudarte a gestionar los impagos.

1. Establece una operativa

No hay por qué dejar todo a la improvisación, y más si hace referencia a los pagos atrasados. Perseguir a aquellos clientes con pagos pendientes es un proceso exhaustivo, y para ello resulta imprescindible trazar unas pautas a seguir que sean de ayuda para tu bolsillo… y tu cordura.

2. Da el primer paso

No lo dudes, ponte en contacto con el cliente al más mínimo indicio de impago. Evita recurrir al correo electrónico en favor de la eficacia de una llamada telefónica o una reunión cara a cara. Durante tu conversación traza una serie de preguntas para saber con todo detalle el motivo que le ha llevado a originar ese endeudamiento y cómo proceder a su facturación. Ejemplos:

  • ¿Ha habido algún problema con el trabajo que se le ha proporcionado?
  • ¿Ha ocurrido algún error en el método de pago?
  • ¿Cuándo podría efectuar el pago?

Por otro lado, tu comportamiento deberá estar a la altura de las circunstancias. educado y ten presente que la mora puede haber venido originada por olvido o ausencia.

3. La paciencia es la madre de la ciencia

Si tu cliente sigue sin afrontar el pago, ponte en contacto con el/la responsable del pago de las facturas. En una empresa, no es complicado dar con esa persona, suele ser tan simple como llamar a recepción y preguntar por el departamento de Administración y Finanzas. Sin embargo, para las empresas más pequeñas o para un particular, la demanda de cantidades es más complicado, pero no hay nada que la resistencia no logre.

Por el contrario, si el pago se sigue dilatando en el tiempo escribe una carta formal indicando el retraso y que los intereses comenzarán a devengarse. De esta forma lograrás persuadir a tu cliente y es probable que afronte el pago.

4. Recurre a un profesional

Si las negociaciones no van por buenos derroteros, o directamente fracasan, recurre nuevamente a un escrito o contrate a una compañía especializada en la gestión de cobros. En nuestro caso particular, Vocex pone a tu disposición un equipo de profesionales en gestión de cobro para lograr los mejores resultados para tu entidad.

La gestión de la morosidad representa uno de los mayores desafíos para las empresas. No obstante, la ventaja de contar con un equipo cualificado de profesionales de crédito, riesgo y recobro, hace que aumente tu índice de crédito recuperado.

Y tú, ¿qué otras recomendaciones para las gestión de la morosidad no debemos pasar por alto?