Wearables: más allá de las Google Glass

glasses

Todavía con el impacto de la aparición de los smartphones en nuestra retina, la tecnología continúa avanzando con paso firme para dar lugar a nuevos escenarios aplicables a múltiples empresas. En este marco, los wearables (tecnologías que se llevan puestas, como un complemento) comienzan a copar todo el protagonismo. Tomando las Google Glass como primer referente de la computación llevable, cuantiosas empresas han comenzado a desarrollar sus propios dispositivos. Tal es así que el mercado de la informática llevable en todo el mundo se está expandiendo más allá de lo previsto. Se estima que en 2018 el mercado mundial de herramientas de comunicación llevable ascenderá hasta los 111,9 millones de unidades. Sin embargo, ¿llegarán los wearables a mejorar la experiencia del cliente?

Sin ir más lejos, grandes firmas como Virgin Atlantic ya están implementando el uso de tecnología llevable en un entorno de atención al cliente. En palabras de su portavoz, Tim Graham consideró el uso de los wearables como un éxito rotundo, tanto a nivel de los clientes como del personal. Virgin Atlantic supo dar cabida a las exigencias de sus clientes y decidió emplear tecnología llevable en aras de crear un enfoque innovador que diera un impulso a la marca.

Durante un período de seis semanas, los pasajeros VIP de Virgin Atlantic fueron recibidos en el aeropuerto de Heathrow por un agente de la compañía que usaba las Google Glass o un reloj Sony SmartWatch. El personal de la aerolínea utilizaba estos dispositivos no sólo para identificar a los pasajeros sino que también para iniciar el proceso de check-in y proporcionarles de manera inmediata todos los detalles del vuelo. La dinámica buscaba crear un círculo de confianza y comodidad entre agente y pasajero. De esta manera se evita la necesidad de recurrir al habitual escritorio que intercediera entre ellos y que propicia a que la relación sea meramente comercial.

Los wearables no sólo tienen efecto en la experiencia del cliente, hasta tal punto que, según afirma un estudio de la Universidad de Londres, el empleo de la tecnología llevable en el lugar de trabajo también mejora la satisfacción del empleado un 3,5%. Bajo esta óptica, la satisfacción del cliente se verá repercutida directamente gracias al compromiso que adquieren los empleados a raíz del uso de wearables. Sin embargo, es conveniente realizar una labor de prospección en el caso de que se desee implementar estos dispositivos en el día a día empresarial. No cabe duda de que puede abrir una puerta hacia un futuro cambio en el sector de los Contact Centers.

Y tú, ¿también crees que los wearables tienen aplicación en las empresas?